Ese 80% en analítica... que no nos gusta

 

A pesar de los avances tecnológicos la preparación de los datos sigue siendo una de las tareas que más tiempo consume a un analista.

De acuerdo con un estudio elaborado por Forbes, en el cual se encuestó a científicos de datos, se estima que el 80% del tiempo se utiliza en las tareas de limpieza y recolección de datos. 

La recolección —o búsqueda de información— toma alrededor del 19% del tiempo, mientras que la limpieza requiere un 60%.  

Las causas que provocan este alto consumo de tiempo son variadas, sin embargo, podríamos resumirla en «la carencia de una cultura de datos».

La carencia de esta cultura tiene efectos como la falta de estandarización en los formatos de almacenamiento de la información,  múltiples  soluciones de software y poca responsabilidad en el almacenamiento de información sensible, es decir, información que existió en un punto del tiempo, pero que no se almacenó.

Ese 80% en la analítica que no nos gusta permanecerá vigente mientras no se desarrolle una cultura de datos con la visión de analítica.  ¿Cómo podemos ayudar a agilizar este 80%?

  1. Estandarización funcional: toda información que esté relacionada a algún tipo de catálogo como clientes, centros de costo, centros de beneficio, productos, entre otros; debe ser único. Esto tiene más importancia cuando la organización posee operaciones internacionales.
  2. Estandarización tecnológica: en la medida de lo posible, hay que buscar integrar la información  en pocas soluciones tecnológicas.  Cada fabricante de software trae sus propias reglas de almacenamiento, al contar con múltiples soluciones la información funcional tiende a ser diferente entre cada sistema.
  3. Elimine soluciones de tecnología redundantes: de la mano con el punto anterior. Es común ver a empresas que tienen soluciones redundantes, es decir, cuentan con soluciones de fabricantes diferentes que prácticamente hacen lo mismo. Por ejemplo, un área utiliza una solución para control presupuestario, mientras que otra tiene una solución para el mismo trabajo pero con diferente marca.
  4. Cree la cultura: la información es valiosa. Genere una cultura en donde la organización reconozca el valor de la misma. Esto va de la mano con tecnología quien apoyará en el almacenamiento de la misma. La cultura va desde los altos directivos hasta las áreas más operativas.

En términos tecnológicos el contar con una infraestructura «grande» ayuda en el procesamiento de altos volúmenes de información para la elaboración de pronósticos, minería, entre otras; pero términos de agilizar ese 80% que no nos gusta, hay que tomar decisiones en cuanto a cómo se gestiona la información desde el momento en que le damos «guardar».

Por Abner Huertas

 

2019®

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Análisis de la curva de utilidad - I parte -

Precios de Transferencia Aplicados a la Banca

Un poco de analítica: ¿canciones de Timbiriche?