Los antagonistas que matan las iniciativas

Por Abner Huertas



En 2005 tuve la oportunidad de trabajar en dos empresas dedicadas a la prestación de servicios. Los integrantes de cada equipo de trabajo —en especial el líder— tenían clara la visión del proyecto al cual nos estábamos aventurando. En términos generales, para ambas iniciativas, el objetivo era establecer un modelo financiero que permitiera calcular el costo de los servicios que prestaban.

Los proyectos de costeo proveen resultados con una riqueza especial para la toma de decisiones; éstos permiten esclarecer los causales de los costos, dan alerta sobre los puntos de acumulación de costo, permiten justificar los cobros de una forma clara y transparente, pero sobre todo, enfocan a los directivos en las áreas donde pueden accionar para mejorar la eficiencia.

A pesar de que este tipo de iniciativas tiene el poder de ocasionar cambios positivos; ésta muchas veces muere. De hecho, ocho años después las iniciativas de estas dos empresas quedaron en el olvido, tan solo quedaron los recuerdos en carpetas archivadas y en archivos electrónicos… ¿por qué pasó esto?

Toda iniciativa —bien intencionada— tendrá sus protagonistas, pero también tendrá sus antagonistas; y son éstos últimos quienes impulsan el deceso de los proyectos.

¿Quiénes son estos antagonistas? En este artículo quiero compartirte —de acuerdo con mi experiencia— quienes han sido los antagonistas que impulsan la muerte de las iniciativas. Respondiendo a la pregunta, los principales son: el aislado, el incrédulo, el ambicioso y el analfabeta. 

 El Aislado
Cuando los resultados de las iniciativas se comparten solo en el grupo donde nacen, pierden el efecto transformador en la compañía. Trabajar solo para producir resultados y que estos solo se usen dentro de un departamento, hace que las iniciativas pasen desapercibidas para toda la compañía. Este el efecto del antagonista aislado, solo él tiene la información. Al final, dado que nadie más conoce los beneficios, la iniciativa muere. 

 El Incrédulo
En toda iniciativa siempre existen los que creen, los que están en un término medio y también aquellos que no creen. ¿Cómo afecta el antagonista incrédulo? En especial cuando este antagonista está en una posición de liderazgo dentro de la compañía, su influencia puede ejercer un efecto que va en detrimento de la iniciativa.  En mi experiencia he visto que se necesita solo una persona —en una posición de poder— que no crea en la iniciativa para que la misma tenga los días contados.

 El Ambicioso
Esperar utilizar los resultados es algo bueno, pero cuando las expectativas se vuelven ambiciosas deseando más y más sin permitir un crecimiento natural, puede llevar a la iniciativa al fracaso. El ambicioso es el antagonista que en lugar de aprovechar y capitalizar los primeros resultados de una iniciativa, se enfoca en querer más detalles, creyendo que es mejor conocer «todo», ese último decimal, esa última palabra o ese último nivel de detalle. Esto es un error, lo que se consigue con una ambición fuera de control es que se pierda credibilidad.

 El Analfabeta
Es común que al ver los primeros resultados o las primeras versiones del proyecto, las empresas consideren que ya no necesitan aprender más. Se quedan con el primer conocimiento que adquirieron y no son intencionales en buscar nuevas formas de hacer las cosas. Se vuelven analfabetas.  El analfabetismo volverá obsoleta a cualquier iniciativa hasta el punto en que los años cobren su existencia.

______________________________

En conclusión. Inclusive las iniciativas que tienen el poder de provocar —o han provocado— cambios en las organizaciones, pueden desaparecer por la acción de los antagonistas. 

Una iniciativa jamás sobrevivirá si está aislada de la organización; hace falta solo una persona incrédula en la iniciativa para que esta muera; el esperar más y más sin permitirse asimilar los primeros resultados, provocará el descontento y la falta de credibilidad hacia la iniciativa; y por último, la falta de un aprendizaje continuo provoca que la iniciativa detenga su desarrollo, y así poco a poco muera.


¿Tiene tu iniciativa alguno de estos antagonistas?

2017®
Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.Net y iosphere

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Precios de Transferencia Aplicados a la Banca

Análisis de la curva de utilidad - I parte -

Análisis de sentimientos