Breve introducción, pero muy breve, de metodologías de costeo

Por Abner Huertas



El costo de un producto tiene un impacto fuerte en el precio de venta, lo cual tiene implicaciones en la utilidad de la empresa; por eso, es importante realizar un cálculo del costo lo más certero posible, en especial cuando se tiene una cartera muy amplia de productos o servicios.
Independiente del tipo de industria, los encargados de realizar el cálculo del costo de los productos no tienen inconveniente con asociar los costos directos a los mismos —por eso son directos—; sin embargo, ¿qué podemos hacer con los gastos indirectos?
A manera de hablar un mismo lenguaje —lo menciono porque este artículo llega a muchos países— la diferencia entre un costo y un gasto, es que el costo lo asociamos directo al producto; mientras que el gasto es la parte indirecta al producto. 
En cualquier tipo de industria los gastos indirectos siempre están relacionados a temas como: recursos humanos, informática, contabilidad, entre otros; los directos varían con el tipo de industria, así por ejemplo para una manufactura sería la materia prima, pero para un banco serían las tasas de interés pasivas y el FTP por cargo y crédito de fondos.
Al jugar con estas diferencias, es donde viene el tema sobre cómo vamos a distribuir estos costos y gastos a cada uno de los productos o servicios.
Cuando inicio una consultoría en temas de costeo, me gusta decir: «bienvenidos a un cambio de paradigma»; porque eso es lo que sucede, vamos a cambiar nuestra manera de ver la distribución de costos.
Vamos a ver algunas metodologías de costeo de forma breve, ya que cada una puede ser un libro o al menos un artículo, lo haremos sin considerar alguna industria en particular.

Costeo tradicional

Como su nombre lo indica, es el que se utiliza de forma tradicional —o común— por la mayoría de empresas. Cada empresa tendrá alguna variación de cómo hace su costeo, pero en síntesis veremos a qué nos referimos con el costeo tradicional.
Para los costos directos relacionados a materiales, se asigna el costo del consumo de los mismos, pero para aquellos como el costo de las máquinas o de la mano de obra, se asigna de acuerdo con el volumen, las horas de producción, etc.
Los gastos indirectos tienen un método diferente. Primero se hace una asignación —con el mejor de los criterios— para cada una de las áreas de la operación, luego —empleando el mejor criterio— se distribuye a cada uno de los productos.
  • Ventajas: de fácil aplicación.
  • Desventajas: falla en puntualizar en dónde podemos  mejorar los costos.

Costeo basado en actividades 

El costeo basado en actividades —o ABC— es una  forma de costear que permite al tomador de decisiones tener tres perspectivas del costo: recursos —o perspectiva financiera—, las actividades —o la perspectiva estratégica— y los objetos de costo —o la perspectiva del negocio—; cada uno de estos también  se conoce como una estación del costo.
La base central del ABC está en el establecimiento de actividades; éstas se diseñan por medio de una cadena de valor —que por lo regular sigue la metodología de Porter— que represente los procesos que ejecuta la empresa para la prestación de un servicio o la fabricación de un producto; así primero se calcula el costo de la actividad, luego se calcula el costo del producto.
Los recursos son la representación de la contabilidad; cada cuenta se categoriza por su naturaleza en: costos que se asocian a personal, costos que se asocian al producto y costos que son propios del negocio como tal. 
Los costos que se asocian al personal se convierten en actividades, porque el personal realiza actividades para producir.  Una vez las actividades están costeadas se distribuye el costo al producto.
Los costos del producto se asocian directo a los productos y los costos de negocio se escoge el mejor criterio para su distribución.
El ABC también permite considerar lo que llamamos: «Costo total de propiedad del equipo»; es decir, selecciona los activos que emplea la empresa para la producción y calcula un costo basándose en su costo económico, valor de mantenimiento, reparaciones, luz, alquiler, etc. Teniendo el costo de propiedad, se calcula cuánto es la proporción del costo que le corresponde a cada producto.
  • Ventajas: al realizar el cálculo del costo de las actividades y de los equipos, permite enfocar en qué actividades se pueden realizar planes de mejora. Permite justificar el costo unitario de cada producto, pues puntualiza cómo se divide en función de: esfuerzos de personal, materias primas y de costos asociados al negocio.
  • Desventajas: requiere de esfuerzo de implantación y de gestionar la información estadística que sea manual. Si no se tiene automatizado el proceso, requerirá de mayor tiempo para conocer sus resultados.

Costeo basado en capacidad

Similar al costeo basado en actividades, el costeo basado en capacidad tiene una base de actividades que se realizan para la producción o prestación de los servicios. ¿Dónde yace la diferencia? En que ABC hace una distribución del costo al 100% mes a mes usando datos estadísticos, mientras que el modelo basado en capacidad, calcula los costos basándose en una tasa de consumo por recurso y actividad. 
Toda persona que ha trabajado en costeo se ha dado cuenta que los costos unitarios de los productos fluctúan mes a mes; esto pasa con ABC; con el costeo basado en capacidad se busca eliminar ese efecto al mantener una tarifa fija por un período de tiempo —es usual que sea un año—.
Al tener una tarifa por transacción por producto o servicio, se puede calcular qué tan eficientes estamos siendo, tanto en términos económicos como en términos de uso de los recursos.  
Supongamos que una empresa produce solo un artículo. La tarifa del mismo es de $ 5.00 —solo para aclarar, la tarifa que hablamos no es el precio de venta— y hubo una producción de 2,000 unidades; así mismo, supongamos que la contabilidad refleja que los gastos del mes —incluyendo costos— ascienden a $12,000.
De acuerdo con este supuesto, el modelo basado en capacidad nos indica que el costo relacionado con la producción de las 2,000 unidades asciende a $10,000.00, pero… según la contabilidad los gastos son de $12,000 ¿qué sucedió con la diferencia?
Esa diferencia es nuestra capacidad disponible para crecer, lo que nos indica el modelo es que la empresa aún tiene $2,000 de capacidad para producir más artículos.  Si la diferencia es muy alta durante varios períodos, es una señal de exceso de capacidad o de ineficiencia. Si la diferencia es muy corta durante varios períodos, es señal de que nos falta capacidad, lo cual se puede traducir en desgaste del personal. 
  • Ventajas: permite identificar qué tan eficiente se está siendo en el manejo de los recursos y de las actividades. Puntualiza en qué centros se hay más o menos capacidad. 
  • Desventajas: requiere mayor esfuerzo de mantenimiento, en especial para estar atento en cualquier cambio que exista en las tasas de consumo. Se necesita de una solución de software para que la entrega de resultados sea en corto tiempo.

Conclusión

El costeo tradicional te dice en qué estas gastando el dinero; ABC te dice cómo lo estás gastando; pero el costeo basado en capacidad te dice cómo lo estás gastando y qué tan eficiente estás siendo en eso.
Existen otras metodologías de costeo: basados en demanda, costeo meta, entre otras. En este artículo traté de ser muy conciso, si tienes alguna pregunta o comentario déjala en la parte de abajo o puedes contactarme en el cuadro que aparece del lado derecho. En otros artículos ahondaré en mayor profundidad en cada una de las metodologías de costeo.


iDeo® 2015
Derechos reservados
Fotografía cortesía de FreedigitalPhotos.net y jscreationzs



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Precios de Transferencia Aplicados a la Banca

Análisis de la curva de utilidad - I parte -

Análisis de sentimientos